Los gobiernos nacional y bonaerense acordaron el armado de comités operativos de emergencia que trabajen en los barrios populares del territorio provincial para el alerta y detección «temprana» de casos de coronavirus, en un abordaje integral que también contemplará la situación económica de las familias.

La medida se resolvió en un encuentro entre los Comités Operativos de Emergencia (COE) de la Nación y la provincia encabezado por el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y el Jefe de Gabinete nacional, Santiago Cafiero, con la presencia vía teleconferencia de los 135 intendentes del distrito.

«Hubo cinco ministros nacionales con el gabinete provincial analizando la situación, porque lo que estamos tratando de hacer, de manera rápida y eficaz, es un plan de vigilancia y alerta temprana en los barrios populares para poder detectar los casos ni bien aparecen», explicó Kicillof.

El gobernador reconoció que «preocupa la cantidad de contagios en los barrios humildes de la Ciudad de Buenos Aires, por lo que hay que evitar que eso ocurra en Provincia».

«La experiencia que se vio en CABA es que hay que actuar lo antes posible, recorrer, detectar los contagios para que una llama no se convierta en fogata», graficó el mandatario bonaerense.

Sostuvo que esa reflexión sobre Ciudad de Buenos Aires no responde a un tema político o partidario ni debe generar «cortocircuitos» entre ambas gestiones, ya que se basa en «cuestiones epidemiológicas».

«Si Provincia autoriza muy pocas actividades en el AMBA pero en la Ciudad de Buenos Aires pasa otra cosa eso puede generar problemas de circulación (del virus) por eso hay que coordinarlo lo mejor posible», apuntó.

Kicillof remarcó que «no podemos permitir que en provincia de Buenos Aires haya un ritmo de contagio que podría poner en riesgo la capacidad del sistema sanitario».

Con respecto a la reunión con autoridades nacionales, el gobernador explicó que fue para «coordinar aún más el trabajo que se viene haciendo entre todos los niveles de gobierno, para reforzar la presencia de los comités de emergencia en los barrios de la Provincia».

Se abordó la necesidad del trabajo conjunto para implementar de manera eficiente un acompañamiento del Estado casa por casa en los sectores vulnerables de la Provincia, a través de comités de emergencia barriales.

En ese marco, Kicillof resaltó la importancia de priorizar el «trabajo en red para las derivaciones y la asistencia a la familia y a la comunidad ante la aparición de casos sospechosos».

Por su parte, Cafiero señaló que «la particularidad del AMBA necesita una mirada distinta y el Estado tiene que hacer un trabajo integral que también aborde la situación económica de las familias».

Participaron de la reunión el jefe del bloque de diputados nacionales oficialistas, Máximo Kirchner; el ministro del Interior, Eduardo de Pedro, y sus pares de Salud nacional, Ginés González García; de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, y de Seguridad, Sabina Frederic; el jefe de Gabinete provincial, Carlos Bianco; la ministra de Gobierno, Teresa García; los ministros de Desarrollo de la Comunidad, Andrés Larroque, y de Salud, Daniel Gollán, y la vicegobernadora Verónica Magario.