Una impresionante explosión se produjo en Beirut, la capital de El Líbano, y provocó decenas de muertes y cientos de heridos y graves daños materiales, estallido que fue comparado con Hiroshima por el alcalde de la ciudad. 

El ministro de Salud, Hamid Hassan, informó que la explosión ocurrió en el área portuaria de Beirut, en una sección que almacena materiales altamente explosivos según el jefe de Seguridad Interna del Líbano, Abbas Ibrahim, citado por la agencia oficial de noticias estatal NNA. 

El gobernador de Beirut, Marwan Abboud, por su parte, describió al escenario posterior a la explosión como «un desastre nacional parecido a Hiroshima», en referencia a la ciudad japonesa atacada por Estados Unidos con una bomba nuclear a finales de la Segunda Guerra Mundial. En medio de sus declaraciones, el funcionario rompió en llanto. 

En videos difundidos en redes sociales se puede ver una nube de humo que se alza sobre el cielo y luego una fuerte explosión que se sintió a varias manzanas a la redonda. 

Varias imágenes mostraron cómo bomberos intentaban apagar el fuego y detener los destrozos materiales. 

Otro video muestra la destrucción en las inmediaciones, con autos y camiones con vidrios rotos y las calles cubiertas de escombros. 

Entre los edificios dañados están las oficinas del ex primer ministro Saad Hariri y las oficinas locales de CNN, según informó la propia cadena de noticias. 

Según testigos, los hogares que se encontraban a una distancia de hasta 10 kilómetros de distancia resultaron dañados, con balcones derrumbados y vidrios destruidos. 

También sufrió destrozos la embajada argentina, pero se aclaró que no hubo víctimas. 

Una testigo que vio la escena a una distancia de varios kilómetros dijo que sus ventanas estallaron por la explosión: «Lo que sentí fue un terremoto», afirmó Rania Masri a la cadena CNN. 

«El departamento se sacudió horizontalmente y de repente se sintió como una explosión y las ventanas y puertas se abrieron de golpe. El vidrio se rompió. Muchas casas fueron dañadas o destruidas», describió la mujer. 

El jefe de Seguridad Interna, Ibrahim, visitó de inmediato el lugar de la explosión y pidió calma ante la falta de certezas.