El juez que investiga el homicidio del empresario Fabián Gutiérrez, el exsecretario de Néstor y Cristina Kirchner, dijo que las principales hipótesis apuntan a «una pelea» o un «robo», y descartó, en principio, un móvil por cuestiones políticas.

«Todo indica que pudo haber sido un desacuerdo, luego una pelea, o un móvil del robo», indicó el juez de Instrucción Penal de El Calafate, Carlos Narvarte, y al ser consultado sobre un posible móvil político respondió: «En principio, esa cuestión no se observa en esta causa.»

Por su parte, el presidente Alberto Fernández consideró que «solamente insinuar» una vinculación del hecho con el Gobierno «es una actitud miserable» y «muy difícil de entender».

«Ya se hicieron las pericias en el domicilio de Gutiérrez, en su rodado, en el lugar donde fue encontrado (el cadáver) y yo ya indagué a todos los presuntos responsable», explicó Narvarte.

Para el magistrado, la muerte de Gutiérrez se trata de «un homicidio que podría ser calificado por el número de personas» y que «todo indica que pudo haber sido un desacuerdo, luego una pelea, o un móvil del robo» entre la víctima y uno de los sospechosos detenidos.

Sobre éste último, el juez contó que «no se autoincriminó, sino que hizo una declaración que ayudó a dar con el cuerpo y puso al resto de las personas en el lugar del hecho».

«Hay testimonios que indican una posible amistad o relación íntima» entre ese detenido y Gutiérrez, relató Narvarte, quien por esa razón se inclina por hipótesis de «la desavenencia de entre dos personas».

«Después del hecho hubo una situación en la que se limpió la escena y se colaboró para llevar al cuerpo a otro lado, y ahí hay ciertos grados de participación que tengo que determinar», indicó y agregó: «Tampoco lo veo por el lado de lo extorsivo (…) La hipótesis que cobra más peso es la del desacuerdo o desavenencia.»

Para finalizar, el juez aclaró que, «por ahora no surge que tuviera negocios» con los sospechosos, aunque remarcó que faltan elementos por valorar, por lo que «no hay que adelantarse».

El cuerpo de la víctima fue trasladado a la morgue judicial de Río Gallegos donde se llevó a cabo la autopsia.

El hecho fue descubierto en los fondos de una casa de la calle Cañadón Seco, del barrio Aeropuerto Viejo, de El Calafate, a unos 250 kilómetros de Río Gallegos, y de acuerdo a los primeros resultados de los peritajes realizados por los médicos forenses que revisaron el cuerpo Gutiérrez presentaba golpes principalmente en la cabeza y un corte en el cuello.

El juez Narvarte aseguró a la prensa que el cuerpo fue hallado envuelto en una sábana y que estaba vestido.

Según los investigadores, todo comenzó el viernes, cuando se recibió una denuncia sobre la desaparición de Gutiérrez, quien no contestaba las llamadas y no había sido hallado en su domicilio.

De inmediato, por orden del juez Narvarte se realizaron las primeras diligencias en el domicilio del empresario, quien vivía solo en una casa de la calle Perkins y padre Alberto D´Agostini de la villa turística, la cual se hallaba totalmente revuelta.

En ese el lugar fue hallada una campera con sangre, precintos plásticos y manchas de sangre en distintos sectores de la casa.

Las pesquisas de la Policía de Santa Cruz determinaron luego que, durante la noche previa (es decir del jueves), Gutiérrez había sido visto con un joven de unos 20 años que era conocido suyo, por lo que los investigadores se dirigieron a su domicilio.

El juez ordenó de urgencia otros tres allanamientos, detuvo a cuatro personas y una de ellas declaró durante una indagatoria ante el juez Narvarte y aportó los datos fundamentales para el hallazgo del cadáver de Gutiérrez. Los otros tres se negaron a declarar-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *