El jefe del bloque de diputados nacionales del PRO, Cristian Ritondo, siempre fue considerado una de las principales “patas peronistas” de las diversas alianzas creadas por Mauricio Macri, de la misma forma que el vicejefe de gobierno porteño, Diego Santilli.

El propio alcalde capitalino, Horacio Rodríguez Larreta, dio sus primeros pasos políticos importantes en el seno del justicialismo y sus detractores internos dicen, de manera peyorativa, que “siempre fue peronista”.

Pero el caso de Ritondo puede ser visto como una posible “punta de lanza”, que, tal vez con el devenir de la política, y con un Alberto Fernández que está mostrando consenso y liderazgo en el PJ y sin dudas con una impronta distinta a la del kirchnerismo puro, pueda tenerlos a él y a otros compañeros de ruta -hoy en el macrismo- bajo un gran paraguas justicialista.

La buena sintonía entre ese grupo liderado por el intendente capitalino y Fernández está a la vista en las acciones por el coronavirus, aunque hace rato que se viene percibiendo ese cambio de aire, reforzado por la derrota de Macri en las elecciones pasadas.

No obstante, todo depende de lo que decida hacer Rodríguez Larreta tras el final de su mandato, ya que no puede presentarse nuevamente y algunos en su entorno no descartan sus aspiraciones presidenciales.

Pero día a día deben seguirse los pasos de esos referentes, y en las últimas horas Ritondo volvió a hacer un planteo que podría en algún momento derivar en un cisma dentro de la alianza Juntos por el Cambio.

Los cortocircuitos ya se vieron cuando los macristas de paladar negro pero sin ninguna estructura política propia, como Patricia Bullrich –puesta a dedo por Macri en la presidencia del PRO- y Marcos Peña, mostraron su disconformidad con el jefe de Gobierno capitalino, al punto que Elisa Carrió salió a cruzar a la ex ministra de Seguridad y se puso del lado de “Horacio”, como lo llama todo el mundo.

Ritondo consideró que el PRO «debe hacer una autocrítica y abrirse» para «analizar lo que pasó y ver cómo se tiene que encarar el futuro»

“El PRO debe ir a una política más abierta. Así como la pandemia va a traer cambios, también van a suceder cosas en lo político. El PRO tiene que hacer una autocrítica y luego abrirse. No hay una voz única. Estamos en deuda con eso. Aunque cada uno tenga su opinión, tenemos que ver de lo que nos pasó para saber cómo seguir para el futuro”, afirmó el ex ministro de Seguridad bonaerense, pupilo del ex ministro menemista Carlos Corach en sus momentos iniciáticos.

En un elogio a su amigo alcalde, dijo que “Horacio tiene que estar compartiendo con el Gobierno nacional las decisiones. Su rol es el que tiene que tener. No hay un libro sobre cómo tiene que actuar la oposición en esto. La Ciudad tiene un gran ministro de salud (Fernán Quirós) que entiende lo que está pasando”, añadió.

Además, el Ritondo hoy parlamentario tiene “la mejor onda”, como dicen los jóvenes, con el presidente de la Cámara baja y protagonista clave del oficialismo, Sergio Massa.