El presidente Alberto Fernández recibió en la quinta de Olivos al jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, para analizar el inicio de la nueva etapa de la cuarentena obligatoria.

La reunión se dio en medio de una renovada puja política en la que la oposición de Juntos por el Cambio quiere desplazar al alcalde porteño de los primeros planos o llevarlo a enfrentar al gobierno nacional, cuestionando duramente su alianza con Fernández y Axel Kicillof en la lucha contra el coronavirus.

En ese sentido, la jefa del PRO y ex ministra de Seguridad Patricia Bullrich –impulsada por el ex presidente Mauricio Macri, quien opera desde las sombras- ubicó a Rodríguez Larreta en el ala de las “palomas” del macrismo, mientras ella se posicionó entre los “halcones”.

Poco antes de dar a conocer un nuevo kit de diagnóstico rápido desarrollado por científicos argentinos para detectar el coronavirus, el Presidente se reunió con Rodríguez Larreta y con su vicejefe porteño Diego Santilli, a quienes les mostró los equipos de diagnóstico.

Durante la reunión, las autoridades porteñas y nacionales compartieron la preocupación por el aumento de contagios de coronavirus.

La apertura de los comercios de la CABA, el aumento de personas transitando las calles y utilizando el transporte público también estuvo en la conversación que Fernández mantuvo con Rodríguez Larreta.

Los funcionarios porteños se interesaron por la aplicación en la ciudad del llamado Neokit -Covid19, que permite obtener resultados en menos de 2 horas con similar sensibilidad que las técnicas actuales de PCR, se explicó oficialmente.

La presentación del nuevo kit de diagnóstico estuvo a cargo de los ministros de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Roberto Salvarezza; y de Salud, Ginés González García.